La crisis brasilera y los puntos de inflexión de la crisis mundial

Originalmente publicado en Leonardo Boff:
Brasil debe decidir el 2 de octubre qué futuro quiere para el país:? ¿Quiere un?futuro de barbarie y no de civilización, de atraso en vez de modernidad, de un protofascismo que, frente a la democracia, viene representado por el actual presidente Jair Bolsonaro?? ¿O apoya el proyecto contrario de dar…

Situación del mundo: ¿crisis civilizacional, drama o tragedia?

Originalmente publicado en Leonardo Boff:
Síganme en este pensamiento: ¿alguien puede decir hacia dónde vamos? Ni el Dalai Lama, ni el Papa Francisco ni ninguna autoridad lo podrá decir. Sin embargo tenemos tres advertencias serias: una del Papa Francisco en su última encíclica, Fratelli tutti de 2020: «Estamos en el mismo barco: o nos salvamos…

La disputa de la hegemonía mundial y el nuevo orden internacional: Más capitalismo y neocolonialismo

por Marcelo Colussi[1] y Mario S. de León[2] Para las grandes mayorías populares del mundo, para quienes, por lejos, somos más: la amplia clase trabajadora, los asalariados, los oprimidos, excluidos, los olvidados pueblos originarios, para quienes viven de un sueldo que nunca alcanza o sobreviven en la informalidad, para todas y todos aquellos que con…

La crisis capitalista no solo golpea con desempleo, sino que con alzas y hambre para la clase trabajadora

El empleo este año ha sufrido un fuerte deterioro y no ha logrado recuperarse, ya que el déficit se sitúa en cerca de 112 millones de empleos a tiempo completo, sumado al colapso del empleo en Ucrania y los confinamientos en China, a las perturbaciones de las cadenas de suministros a nivel mundial y a las permanentes crisis financieras que no son otra cosa que las crisis especulativas propias del capitalismo que vaticinan un peor escenario para los próximos meses, donde se esperan millones de nuevos despidos y el aumento de la precarización laboral de quienes mantienen sus empleos.

Economía crítica. La guerra contra la inflación

El trabajo principal de los bancos centrales es controlar la inflación de precios; no ayudar a sostener el empleo y el crecimiento económico, que son secundarios. (“ La responsabilidad última de la estabilidad de precios recae en la Reserva Federal” – Jay Powell). Eso es porque la inflación es el principal enemigo del sistema bancario. Los acreedores y prestamistas de dinero pierden si aumenta la inflación, mientras que los deudores y prestatarios ganan. Y los bancos centrales se crearon para apoyar el sector financiero y su rentabilidad y no mucho más.