La crisis capitalista no solo golpea con desempleo, sino que con alzas y hambre para la clase trabajadora

El empleo este año ha sufrido un fuerte deterioro y no ha logrado recuperarse, ya que el déficit se sitúa en cerca de 112 millones de empleos a tiempo completo, sumado al colapso del empleo en Ucrania y los confinamientos en China, a las perturbaciones de las cadenas de suministros a nivel mundial y a las permanentes crisis financieras que no son otra cosa que las crisis especulativas propias del capitalismo que vaticinan un peor escenario para los próximos meses, donde se esperan millones de nuevos despidos y el aumento de la precarización laboral de quienes mantienen sus empleos.

Economía crítica. La guerra contra la inflación

El trabajo principal de los bancos centrales es controlar la inflación de precios; no ayudar a sostener el empleo y el crecimiento económico, que son secundarios. (“ La responsabilidad última de la estabilidad de precios recae en la Reserva Federal” – Jay Powell). Eso es porque la inflación es el principal enemigo del sistema bancario. Los acreedores y prestamistas de dinero pierden si aumenta la inflación, mientras que los deudores y prestatarios ganan. Y los bancos centrales se crearon para apoyar el sector financiero y su rentabilidad y no mucho más.