POLÍTICA CULTURAL Y DESCOLONIZACIÓN EN EL PROYECTO SOCIALISTA CUBANO

El vuelo del gato

Abel Prieto

Violeta Parra (Chile). Sin título (inconcluso), 1966. Bordado / arpillera natural. 136 x 200 cm.

La Revolución Cubana se impuso en un país subordinado a los EEUU desde todos los puntos de vista. Aunque con fachada de República, éramos una colonia perfecta, ejemplar, en términos económicos, comerciales, diplomáticos, políticos. Y estuvimos cerca de serlo en términos culturales.

Nuestra burguesía miraba todo el tiempo hacia el Norte: de allá importaba sueños, esperanzas, fetiches, modelos de vida. Enviaba a sus hijos a estudiar al Norte, con el deseo de que asimilaran el admirable espíritu competitivo de los “triunfadores” yanquis, su estilo, su modo único y superior de instalarse en este mundo y de someter a los “perdedores”.

Esta “viceburguesía”, como la bautizó Roberto Fernández Retamar, no se limitaba a consumir ávidamente cuanto producto de la industria cultural de EEUU le cayera en las manos; no solo eso. Colaboraba al mismo…

Ver la entrada original 1.897 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s