Policrisis y depresión en el siglo XXI

Por Michael Roberts

«Policrisis» es la palabra de moda entre las gentes de izquierda en este momento. La palabra expresa la confluencia y el entrelazamiento de varias crisis: económicas (inflación y depresión); ambientales (clima y pandemia); y geopolíticas (guerra y divisiones internacionales). De hecho, planteé una idea similar a principios del año pasado.

Así que no es de extrañar que el último Informe de Desarrollo Humano de la ONU sea tan impactante. Según el IDH, la situación del mundo es más pesimista que en cualquier otro momento de la historia moderna, que se remonta a antes de la Primera Guerra Mundial.

El IDH analizó las tendencias del lenguaje en los libros en los últimos 125 años. Revela un fuerte aumento de expresiones que reflejan «distorsión cognitiva asociada con la depresión y otras formas de angustia mental». En las últimas dos décadas, el lenguaje que refleja percepciones demasiado negativas del mundo y su futuro ha aumentado. De hecho, los niveles de angustia actuales no tienen precedentes, superando a los de la Gran Depresión y ambas guerras mundiales.

Lo que también es revelador es que las opiniones negativas sobre el mundo comenzaron a extenderse a principios de siglo, incluso antes de la Gran Recesión. Este aumento coincide con mi propia visión económica de que las principales economías del mundo entraron en lo que yo llamo una nueva Larga Depresión, la tercera en la historia del capitalismo moderno después de la depresión de 1873-95 y la Gran Depresión de la década de 1930.

La intensidad de las opiniones negativas sobre las perspectivas de la humanidad nunca ha sido mayor, mucho mayor que en cualquiera de las dos guerras mundiales del siglo XX. Estamos en una combinación de una depresión económica; en la que los ingresos reales se estancan o incluso caen; la pobreza aumenta junto con la creciente desigualdad; y donde falta inversión para impulsar las fuerzas productivas y resolver el desastre ambiental que ya envuelve el mundo. Y, en lugar de la cooperación global de los gobiernos para resolver esta «policrisis», tenemos crecientes conflictos entre naciones, tanto económicos como militares.

Achim Steiner, Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, presentó el IDH 2022. Así es como lo introduce.«Estamos viviendo en tiempos de incertidumbre. La pandemia de Covid-19, ahora en su tercer año, sigue produciendo nuevas variantes. La guerra en Ucrania reverbera en todo el mundo, causando un inmenso sufrimiento humano, incluida una crisis del costo de vida. Los desastres climáticos y ecológicos amenazan al mundo a diario».

Continua: «Las capas de incertidumbre se están acumulando e interactuando para desestabilizar nuestras vidas de maneras sin precedentes. La gente se ha enfrentado a enfermedades, guerras y trastornos ambientales antes. Pero la confluencia de presiones planetarias desestabilizadoras con crecientes desigualdades, transformaciones sociales súbitas para aliviar esas presiones y la polarización generalizada presentan nuevas fuentes de incertidumbre complejas e interactivas para el mundo y para todos los que viven en él».

«Gente en todo el mundo nos está diciendo que se sienten cada vez más inseguros«. Seis de cada siete personas en todo el mundo declaran sentirse inseguras sobre muchos aspectos de sus vidas, incluso antes de la pandemia de Covid-19. Y las consecuencias políticas: «¿Es de extrañar, por tanto, que muchas naciones estén crujiendo bajo la presión de la polarización, el extremismo político y la demagogia, todo sobrealimentado por las redes sociales, la inteligencia artificial y otras tecnologías poderosas?»

Steiner señala que «por primera vez, de manera impresionante, el valor del Índice de Desarrollo Humano global ha disminuido durante dos años consecutivos a raíz de la pandemia de Covid-19».

¡La caída del índice de Desarrollo Humano mundial lo retrotrae justo al momento posterior a la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París! Así que no hay progreso. Cada año, algunos países experimentan caídas en sus respectivos valores de IDH. Pero la friolera del 90 por ciento de los países vio caer su valor de IDH en 2020 o 2021, superando con creces el número de ellos que experimentó retrocesos a raíz de la crisis financiera mundial. El año pasado se produjo una cierta recuperación a nivel mundial, pero fue parcial y desigual: la mayoría de los países con IDHs muy altos experimentaron algunas mejoras parciales, pero la mayoría sufrieron empeoramientos continuos.

Se perdieron al menos 15 millones de «vidas innecesariamente» debido a la pandemia de COVID, principalmente en países de ingresos bajos y medios. Pero incluso en EEUU la esperanza de vida cayó al nivel más bajo en 26 años. ¡De hecho, la esperanza de vida en EEUU ahora está por debajo de la de China!

Se desarrollaron nuevas vacunas para combatir el COVID en un tiempo muy rápido, incluidas algunas basadas en una tecnología revolucionaria y se salvaron unos 20 millones de vidas en un año. Pero los más pobres del mundo recibieron el menor apoyo médico porque el acceso a las vacunas es altamente desigual. «La pandemia ha sido un doloroso recordatorio de cómo los colapsos en la confianza y la cooperación, entre y en las naciones, limitan absurdamente lo que podemos lograr juntos».

El COVID no ha desaparecido, pero los gobiernos y la gente han decidido vivir (y morir) con él. Las consecuencias permanecen e incluso empeoran. Miles de millones de personas se enfrentan ahora a la mayor crisis de costo de vida en una generación. Ya están lidiando con la inseguridad alimentaria, debido en gran medida a las desigualdades en riqueza y poder que determinan el acceso a la alimentación. Se siguen produciendo bloqueos en la cadena de suministro mundial, lo que contribuye al aumento de la inflación en todos los países con índices que no se han visto en décadas.

En cuanto al clima, el IDH nos recuerda que en los últimos años se han producido más temperaturas récord, incendios y tormentas en todo el mundo. El último Informe del Grupo Internacional sobre el Cambio Climático es una «alarma roja para la humanidad». En esencia, a medida que la ciencia ha avanzado, los modelos climáticos predicen, con mejor precisión que antes, más desastres futuros. A medida que «la crisis climática avanza, hay otros cambios a nivel planetario provocados por el Antropoceno». El colapso de la biodiversidad es uno de ellos. Más de 1 millón de especies de plantas y animales se enfrentan a la extinción. «No tenemos idea de cómo vivir en un mundo sin, por ejemplo, abundancia de insectos. No se ha experimentado en unos 500 millones de años, cuando aparecieron las primeras plantas terrestres terrestres. Esto no es una coincidencia. Sin una gran cantidad de insectos polinizadores, nos enfrentamos al desafío inabordable de cultivar alimentos y otros productos agrícolas a gran escala».

La policrisis está afectando el bienestar mental de la humanidad como consecuencia de eventos traumatizantes, enfermedades físicas, ansiedad climática general e inseguridad alimentaria. «Los efectos que estos tienen en los niños en particular son profundos, alterando el desarrollo del cerebro y del cuerpo, especialmente en las familias en los peldaños sociales más bajos, lo que potencialmente disminuye lo que los niños pueden lograr en la vida». Las desigualdades en el desarrollo humano se perpetúan través de las generaciones; «no es difícil ver cómo la confluencia de la angustia mental, la desigualdad y la inseguridad fomenta un ciclo intergeneracional igualmente perjudicial que pesa sobre el desarrollo humano».

Con la depresión económica y el desastre ecológico vienen la incertidumbre, la inseguridad y la polarización política. Un gran número de personas se sienten frustradas y alienadas de sus sistemas políticos. Los conflictos armados también aumentan. Por primera vez en la historia, más de 100 millones de personas son desplazadas por la fuerza, la mayoría de ellas dentro de sus propios países.

¿Qué hacer? La ONU ofrece su modelo para un futuro más esperanzador: inversión, seguridad e innovación, i-s-i.

Pero la innovación y las nuevas tecnologías, admite la ONU, son una espada de doble filo. «La inteligencia artificial creará y destruirá formas de hacer las cosas, causando una tremenda inseguridad. La biología sintética abre nuevas fronteras en salud y medicina, al tiempo que plantea preguntas fundamentales sobre lo que significa ser humano». De hecho, ¿estas nuevas tecnologías aumentarán la desigualdad, reducirán las posibilidades de empleo o las ampliarán? He discutido este tema en artículos anteriores.

Luego está la inversión. El IDH habla de inversión pública, especialmente para el medio ambiente. Pero no dice nada sobre los intereses creados que se interponen en el camino de dicha inversión. Por último, la seguridad: más protección de los derechos humanos, acceso a los servicios básicos y a los ingresos mínimos, y una mayor rendición de cuentas democrática. Ninguno de estas seguridades básicas existe para la mayoría de las casi 8.000 personas del mundo.El informe de la ONU es devastador en su examen de la condición humana en el siglo XXI. Pero no ofrece una explicación convincente de por qué hay una «policrisis». Achim Steiner nos dice que «el héroe y el villano en la historia de la incertidumbre actual son uno y el mismo: la elección humana». En serio, así que si elegimos hacer las cosas de manera diferente, podríamos lograrlo. Entonces, ¿por qué la humanidad no elige un camino diferente? Bueno, porque «no todas las opciones son iguales. Algunas, posiblemente las más relevantes para el destino de nuestra especie, son producto de la inercia institucional y cultural, que se tarda generaciones en cambiar». ¿Inercia institucional y cultural? De hecho, la razón radica en realidad en que solo un pequeño porcentaje de la humanidad puede elegir; el resto de nosotros no tenemos el poder de elegir (al menos no individualmente). Es la división de clases del capitalismo, entre aquellos que poseen y controlan y aquellos que deben trabajar para ellos y obedecer, la causa fundamental de esta policrisis, «que se tarda generaciones en cambiar».

Fuente: https://thenextrecession.wordpress.com/2023/01/05/polycrisis-and-depression-in-the-21st-century/

Traducción:G. Buster

Fuente: https://sinpermiso.info/textos/policrisis-y-depresion-en-el-siglo-xxi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s