Ricardo Alarcón de Quesada, el arte de la diplomacia revolucionaria. Por Stella Calloni

Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad

Cuba acaba de perder a un gran revolucionario, perteneciente a una generación que brilló con luces propias: el excanciller Ricardo Alarcón de Quesada, un ejemplo para la diplomacia descolonizadora en su país, en Nuestra América y el mundo.

Su discurso fuerte, cálido y brillante sacudió una y otra vez el letargo de los organismos internacionales, demostrando sabiduría, coherencia y coraje revolucionario para defender los derechos de su país y de su pueblo, lo que quedará en la historia de la resistencia en el mundo.

Muchos cargos ocupó Alarcón, auténtico militante comunista, quien como el inolvidable canciller de los principios de la Revolución cubana, Raúl Roa García, revolucionó el lenguaje con que se enfrentaba al Imperio en su propia sede.

Seguramente, Ricardo Alarcón estaría orgulloso del actual canciller, Bruno Rodríguez Parrilla, y de los diplomáticos cubanos que han convertido la diplomacia–entre otros temas como la educación, la salud y la cultura…

Ver la entrada original 1.019 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s