Somalia: Al-Shabaab, ese rayo que no cesa

por Guadi Calvo

Con una operación, ya clásica, del grupo fundamentalista somalí al-Shabaab, la franquicia de al-Qaeda en el cuerno de África, durante la noche el viernes diecinueve, inmediatamente después del Magreb, la oración del atardecer, un grupo de sus muyahidines tomó el hotel Hayat, ubicado en pleno centro de Mogadiscio, la capital del país, tras lo que se inició el asedio de las tropas gubernamentales que se prolongó por unas treinta horas, dejando un saldo de 21 muertos y 130 heridos, muestra de la intensidad de los combates es que gran parte de la estructura del edificio ha sido prácticamente demolida. Lo que convirtió a este ataque en el más sangriento de los últimos meses. Desafiando las políticas del nuevo presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud, quien fue elegido a mediados de mayo y asumió el cargo a principios de agosto, en su plan gubernamental tiene como principal estrategia, desarmar la insurgencia, no sólo con métodos militares, sino establecer líneas de negociación con el grupo “solo cuando fuera el momento adecuado”. El grupo que fue expulsado de Mogadishu en 2011 por fuerzas de la Unión Africana, aunque se afincaron en diversos puntos del interior del país, donde, en muchas áreas, se ha constituido prácticamente como un estado, cobrando impuesto o el zakat, (limosna) al que todo creyente está obligado a dar e impartiendo con rigor los preceptos de la Sharia, (ley islámica), resolviendo querellas sobre tierras o negocios. Brindando servicios médicos, educativos y distribuyendo ayuda humanitaria. Lo que le posibilita el reclutamiento de nuevos reclutas y donde se han concentrado  para incrementar su capacidad para realizar ataques mortales contra objetivos civiles y militares, cómo lo está demostrando en sus últimas acciones.

El asalto de los terroristas, fue el primero que se realizó en la capital desde la llegada de Hassan Mohamud al gobierno. Comenzando, con lo que ya es acción clásica de al-Shabaab, lanzar uno o más, autos cargados de explosivos, contra la entrada principal, sorprendiendo a la guardia, a lo que le sigue de inmediato, la irrupción de un grupo de combatientes, disparando armas largas y lanzando granadas, para ingresar al edificio y apoderarse de él.

Esta maniobra, a lo largo de los años de guerra integrista, ha sido ejecutada en una docena de oportunidades contra hoteles de la capital (Sahafi, Ambassador, Beach View, SYL, Dayah, Maka al-Mukarama, Safari, Weheliye, Elite, Afrik, Siyad) en incluso en Kenia, el Bisharo y el complejo DusitD2. Además de consumar operaciones similares en varias bases militares del interior del país, las que, prácticamente siempre, resultan exitosas.

En este caso, según algunos testigos, tras la primera explosión, que se habría producido fuera del hotel, minutos después, se produjo otra, preparada para sorprender a los primeros socorristas, que llegaron para asistir a las víctimas de la primera detonación.

Tras conocerse la noticia de la toma del Hayat, muy frecuentado por legisladores, funcionarios del gobierno y jefes tribales de visita en la capital, las autoridades ordenaron el acordonamiento del área, iniciándose el tiroteo entre las fuerzas de seguridad y los incursores, que se extendió por unas treinta horas.

Tras la llegada del Grupo Alfa, una unidad de operaciones especiales de seguridad, entrenada por militares norteamericanos, que consiguió ingresar a la planta baja del hotel, los terroristas se atrincheraron en los pisos superiores.

Aquel ataque, había sido la respuesta de al-Shabbab, al ataque aéreo estadounidense de principios de esa semana, en la que murieron al menos trece insurgentes, cerca de Teedaan, en la región de, Hirshabelle el centro-sur del país, cuando la khatiba de los rigoristas atacaban una unidad de efectivos somalíes.

Desde que el presidente Joe Biden, decidió en mayo último, el retorno al conflicto somalí, revirtiendo la decisión de su predecesor, Donald Trump, de retirar la mayoría de los efectivos norteamericanos, ordenado el envío de 450 comandos de fuerzas especiales, para entrenar, asesorar y equipar a las fuerzas.

Desde entonces, Estados Unidos, ha realizado varios ataques aéreos contra los militantes, con los que no consiguieron amedrentar a los terroristas, sino todo lo contrario, si esa hubiera sido la verdadera razón de Washington.

Con el comienzo de las operaciones norteamericanas, al-Shabaab, lanzó una serie de acciones que parecerían apuntar más que nada a dar fuertes señales sobre que su capacidad táctica y estratégica, continúa incólume. Cómo el ataque en la frontera con Etiopía, para lo que lo que el grupo rigorista, se había tomado un año y medio para planear su estrategia, en la que utilizó unos 1200 de sus mejores combatientes, ingresando unos 150 kilómetros en territorio etíope y obligando a Addis Abeba a enviar unos dos mil hombres (Ver: El desangre del Cuerno de África). Lo que ha generado preocupación sobre el posible intento de expansión hacia el país vecino, envuelto en el cada vez más complejo y confuso conflicto de Tigray (Ver: Etiopía, el reinicio del fuego.).

Sin lugar para los débiles.

Desde su llegada al poder, el presidente Mohamud, intentó gestos de acercamientos hacia los fundamentalistas, nombrando, a principios de agosto, a Mukhtar Robow, cofundador y ex portavoz de al-Shabaab formado militarmente en Afganistán, como ministro de asuntos religiosos. Robow, que renunció a la organización en 2013 y en 2017, denunció públicamente las características criminales de al-Shabaab, tras el atentado suicida en pleno centro de Mogadiscio en el que murieron 600 civiles. La renuncia al terrorismo de Robow, por cuya cabeza se llegó a ofrecer cinco millones de dólares norteamericanos, marcó un punto de inflexión entre los altos mandos de la organización, ya que él ha sido uno de los muy pocos líderes que han renunciado y diferenciado de la cúpula al-Shabaab. Aunque para muchos opositores del presidente Mohamud, el nombramiento del antiguo líder terrorista, quien estuvo detenido desde 2018, hasta el momento de asumir el cargo, es una muestra de que al-Shabaab, ya se ha infiltrado en el nuevo gobierno. Mientras que los milicianos, han calificado como apóstata a Robow, lo que significa que está apuntado en una lista de futuras víctimas de los terroristas.

La actual ofensiva terrorista, que amenaza la voluntad negociadora del nuevo gobierno, obligó al presidente a anunciar, pocas días después de la resolución del asalto al hotel Hayat una “guerra total” para exterminar a los terroristas. En una rueda de prensa, señaló que tras completar el gabinete: “es el momento de centrarnos en al-Shabaab. Mi Gobierno está comprometido con eliminar al enemigo” cerrando con categórico: “Ustedes no tendrán que seguir llorando por más ataques”. Sin especificar el momento del inicio de las operaciones militares. Ya que en el comienzo de su anterior mandato (2012-2017) Mohamud, había prometido lo mismo. Dejando el cargo sin haber modificado un ápice la matriz terrorista.

Una tarea difícil si se tiene en cuenta la opinión del general Stephen Townsend, jefe del Comando Militar de Estados Unidos en África (AFRICOM): “Al-Shabaab sigue siendo el grupo más grande, poderoso y letal de todas las franquicias de al-Qaeda”. Con el suficiente poder financiero para poder asistir a organizaciones hermanas en Yemen o el Sahel.

En el marco de su campaña de reposicionamiento post elecciones y con la llegada de las tropas norteamericanas, se conoció que el pasado sábado dos, que un grupo de muyahidines, asesinó a veintiuna personas, tras una emboscada contra a columna de al menos ocho vehículos, que se movilizaban entre las localidades de Beledweyne y Maxaa, durante la noche del viernes al sábado, en cercanías de la aldea de Afar Irdood, a noventa kilómetros de Beledweyne, la capital del estado de Hirshabelle, en el centro de Somalia, incendiando los camiones, cargados con alimentos de socorro y abriendo fuego contra los transportistas. Además de atacar a los grupos de autodefensa de la región conocidos como Ma’awisley, (en maay-maay, una de las lenguas más habladas del país, se podría traducir como “irregular”) que colaboran con el Ejército Nacional Somalia (ENS)

Además se han conocido denuncias, de que en el Estado de Galgudud en el centro del país, militantes destruyeron fuentes de agua potable y torres de telecomunicaciones, una táctica frecuente del grupo terrorista, utilizada como castigos contra las comunidades sospechadas de colaborar con los takfiri (apóstatas). En el caso de Galgudud, la cuestión es doblemente grave, ya que es una de las regiones más afectadas por la sequía peor sequía que asola al Cuerno de África, en los últimos cuarenta años, lo que involucra a cerca de ocho millones de personas. Obligando ya a desplazarse a más de un millón de personas y sumar a 250 mil personas a la ya crónica lista de millones de personas afectadas por la “inseguridad alimentaria”. Ya que el hambre en Somalia, al igual que al-Shabaab, se ha convertido en ese rayo que no cesa.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s