La Liga de Jóvenes Comunistas de Gran Bretaña emite un comunicado sobre la muerte de Isabel II

«La muerte de Elizabeth Windsor destaca a nuestra generación y a los trabajadores de toda Gran Bretaña que la abolición de la monarquía sigue siendo un tema apremiante e importante.

Está fundamentalmente claro, ahora más que nunca, que Gran Bretaña debe convertirse en una república moderna. Una pequeña secta de mestizaje de una aristocracia en decadencia no puede y nunca reflejará los intereses de los trabajadores en Gran Bretaña.

La imposición de un jefe de Estado obscenamente rico, no representativo y no elegido es ofensivo para todos los trabajadores. Pero esto no es sólo una cuestión de importantes principios democráticos e igualitarios.

Esta monarquía continúa siendo un símbolo y una herramienta importante del Estado británico y su aparato para mantener el control.

A pesar de todo lo que se dice en sentido contrario, la monarquía continúa teniendo un poder significativo bajo la constitución rota de Gran Bretaña, incluida la selección de gobiernos, y seguirá siendo un peligro perpetuo para el progreso democrático y social mientras ese sea el caso.

La riqueza de la Familia Real y las propiedades de la Corona, vastas extensiones de tierra y recursos en toda Gran Bretaña, son siglos de riqueza robada a los trabajadores de este país y a los pueblos oprimidos y explotados de las colonias británicas.

La posición del monarca como jefe de Estado no solo de Gran Bretaña, sino también de varias antiguas colonias y como jefe de la Commonwealth juega un papel simbólico e ideológico importante en el mantenimiento del imperialismo británico en todo el mundo.

Los medios de comunicación estatales y monopólicos de Gran Bretaña ya han canonizado y seguirán canonizando a Elizabeth Windsor como una «servidora pública incansable». Nadie puede definir genuinamente el servicio público como nunca trabajar un solo día en sus 96 años en la tierra y vivir en una riqueza obscena todos los días mientras está rodeado de pobreza y nunca hace nada para cambiarla.

Elizabeth Windsor nunca criticó el imperio colonial racista de Gran Bretaña. Nunca criticó ni se disculpó por su esposo notoriamente racista. Nunca rehuyó asociarse con dictadores en interés del Estado británico. Usó dinero público para financiar la defensa legal de su hijo pedófilo.

Elizabeth Windsor es también un símbolo de la institución arcaica, corrupta y racista. Suya es también la arrogancia del poder y la riqueza hereditarios y desenfrenados.

La clase dominante de Gran Bretaña, a través del Estado y los medios, intentará usar esta muerte para distraer la atención de la llamada crisis del costo de vida y la creciente militancia industrial, y socavar la huelga. No podemos permitir que triunfen sus llamados a la ‘unidad’ y al ‘respeto’, que en realidad son demandas de colaboración de clases.

Charles nunca debería convertirse en ‘rey’. La muerte de Isabel debería ser la muerte de la monarquía misma.

Los comunistas británicos exigen:

La abolición inmediata de la monarquía y su sustitución por un jefe de Estado elegido democráticamente.

La nacionalización del Patrimonio de la Corona y la expropiación del patrimonio personal de la Familia Real para el bien público.

Redistribución y reparación de toda la riqueza robada por la Familia Real de las antiguas colonias británicas.

¡Abajo la monarquía!
¡Por una república!
¡Por la democracia real y el socialismo!»

Comité Central
Liga de Jóvenes Comunistas
9 de septiembre de 2022
Londres, Gran Bretaña.

Imagen: Cautivos africanos convertidos en esclavos. Dominio público / Wellcome images

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s