Silenciar a los corderos: cómo funciona la propaganda

Periódico Alternativo

John Pilger

Harold Pinter dijo que la política exterior de EEUU se define mejor de la siguiente manera: bésame el culo o te pateo la cabeza. Y eso es tan increíblemente exitoso

En la década de 1970 conocí a una de las principales propagandistas de Hitler, Leni Riefenstahl, cuyas películas épicas glorificaban a los nazis. Nos alojábamos en el mismo albergue en Kenia, donde ella estaba en una tarea de fotografía, después de haber escapado del destino de otros amigos del Führer.

Me dijo que los “mensajes patrióticos” de sus películas no dependían de “órdenes de arriba”, sino de lo que ella llamaba el “vacío sumiso” del público alemán.

¿Eso incluía a la burguesía liberal y educada? Yo pregunté. “Sí, especialmente ellos”, dijo.

Pienso en esto mientras observo la propaganda que ahora consume a las sociedades occidentales. Por supuesto, somos muy diferentes de la Alemania de los años treinta. Vivimos…

Ver la entrada original 2.086 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s