Graffiti

Por Luis Casado

¿Y por qué hube de ser yo el que fuera el apaleado? (Quelentaro)

A lo largo y ancho de mis viajes por el mundo siempre hubo un elemento común: la salpimienta de los graffiti. Ellos exigen estar atento a la literatura que ofrecen los muros. Muros exteriores, en calles canallas, destartaladas y de pobre reputación, o bien muros interiores, frecuentemente alicatados como conviene a las pissotières, edículos, urinarios, vespasianas, cagaderos, letrinas, toilettes o gogues según sea tu cariño.

En mis recuerdos figura un domingo franco y aburrido que pasé solo en Montevideo, hasta encontrar en sus calles un ceremil de frases para el bronce cuya abundancia daba de qué llenar un libro. Libro que por lo demás ya había sido publicado para solaz de los amantes de la chispa, las ocurrencias y nuestra bella lengua castellana.

El título de esa joya: Contra cualquier muro – Los graffiti de la transición 1985-1989. El orfebre fue Eduardo Roland, quien recogió cuidadosa y amorosamente esos estallidos de inteligencia, de humor y de significados profundos que me dieron la sensación de aprender filosofía mientras caminaba sin rumbo preciso.

Allí recogí en mi memoria esa oración que reza:

“Ánimo compañeros, la vida puede más…”

Mensaje de esperanza cuando en Chile corrían los tiempos de la dictadura en bruto, mucho antes de la dictadura en brote y en brete.

Mi acendrado ateísmo racionalista se sintió confortado al leer

“Dios no existe. Alejandro.”

Unos metros más allá otro graffiti me envió de regreso a la Biblia:

“Alejandro no existe. Dios.”

Lo que hizo venir a mi memoria chispazos más antiguos… Como esa frase atribuida al anarquista ruso Piotr Alexeievitch Kropotkin:

“La única iglesia que ilumina es la que arde…”

Como quiera que sea –no hemos inventado nada– los graffiti existían hace siglos. Se cuenta que en lugares inaccesibles de Nôtre Dame de Paris las piedras de los muros llevan salaces inscripciones hechas por los artesanos que la construyeron. A fin de cuentas nuestros amigos uruguayos no hacían sino emular con brío a los jóvenes de Mayo’68, esos que querían Tomar el cielo por asalto y escribieron en el Barrio Latino:

“La barricada cierra la calle, pero abre el camino”

O bien el inolvidable

“Sous les pavés la plage…”

(bajo el empedrado está la playa…): los adoquines eran arrancados del suelo para combatir a las fuerzas represivas.

La revolución de Mayo’68 también nos dejó un radical: “Seamos realistas. Pidamos lo imposible”. Y el recuerdo de las ansias de libertad del joven que rayó un muro para preguntar:

“¿Cómo pensar libremente a la sombra de una capilla?”

E incluso las amargas palabras que “N”, mi amigo rancagüino, leyó en La Sorbona:

“Obrero, si quieres ser libre… ¡ahórcate!”

Los graffiti de Mayo’68 también fueron objeto de un libro, uno de cuyos ejemplares forma parte de lo más preciado de mi modesta biblioteca. De ahí que cuando visité la librería básicamente elemental de Voulx, pueblito de apenas 1.761 habitantes en la provincia de Seine et Marne (Francia), me apresurase a poner en el montoncito de libros que compré (Rimbaud, Boris Vian, Sade, George Orwell, Balzac…) un ejemplar de Les Murs se Marrent (los muros se matan de la risa), recopilación de graffiti de Régis Hauser.

Lo que Hauser revela son chispas provenientes mayormente de sitios como el descrito por Cervantes, tú ya sabes, ese “…lugar sagrado donde acude tanta gente, hace fuerza el más cobarde y se caga el más valiente…»

Hauser y quienes tuvieron la amabilidad de enviarle frases descubiertas al azar de una meada aleatoria en letrinas improbables, nos permiten acercarnos a estas erupciones neuronales que provocan admiración, sonrisas y un no disimulado placer.

Entre otras perlas encontradas en Les Murs se Marrent…

Coca-Cola = Caca écolo… y que viva el tinto

Aquí había menos alemanes durante la guerra…

Puta: persona pública que incita, promete, se hace pagar por adelantado y te coge
Diputado: ídem

Haz el amor, no la guerra
Hice los dos: hace 20 años que estoy casado…

Tú, que te alivias en este edículo, honorable lector, tienes el futuro entre tus manos
Por lo que veo no cuentes con una familia numerosa…

Marca Registrada
(al lado de una mancha de dudosa proveniencia)

¿Soy realmente responsable si tengo este complejo de culpabilidad?

¿Dónde crece el cáñamo que servirá para colgar a los políticos?
¿Dónde crecen los pinos con que haremos sus féretros?

Dios existe
Desde luego, la prueba es que te respondo, hijo…

En caso de incendio no use el ascensor
Use el extintor…

Micción Imposible

La vida es una enfermedad transmisible sexualmente

Coito Ergo Sum

Si mi tía tuviera dos, la llamaría mi tío…
Si mi tío tuviera dos, llamaría a mi tía…

Estefanía de Mónaco toca los cojones…
¿Dónde? ¿A qué hora?

Este Restaurant tiene dos especialidades: el pollo y la mesera
Yo prefiero el pollo…

Siempre tube amvisioneh
Ahora soi funsionario de karavineroh

No sé tú, pero a mí estos ramalazos de inteligencia me alegran la vida, me dan la impresión de devenir más astuto, me devuelven la fe en la especie humana… A mí, que afecciono las frases que atravesaron siglos para llegar hasta nosotros, con su carga explosiva de racionalidad e inteligencia. Yo las uso en la banderola de POLITIKA, como una suerte de homenaje a quienes compartieron sus agudas reflexiones con generaciones que no tenían ninguna posibilidad de conocer. He aquí algunas:

Un cínico es un hombre que conoce el precio de todo y el valor de nada (O. Wilde)

Los EEUU son un país que pasó directamente de la barbarie a la decadencia sin haber conocido jamás la civilización (O. Wilde)

Si os dan papel pautado, escribid del otro lado… (J.J. Jiménez)

Ud. piensa demasiado, dijo Montag, incómodo… (Ray Bradbury – Fahrenheit 451)

¿Ud, es feliz?, preguntó Clarisse. ¿Qué si yo soy qué?, respondió Montag (Ray Bradbury – Fahrenheit 451)

La vida hay que vivirla, que es para lo único que sirve (Marcos Mundstock)

Jesús no dijo “Amaos los unos a los otros, sino Armaos los unos a los otros”

¡Osad! Esta palabra resume toda la política de nuestra revolución (Saint-Just)

La política es el arte de mentir de adrede… (Voltaire)

El mejor régimen político es la monarquía absoluta moderada por el asesinato… (Stendhal)

Todas estas reflexiones me hacen tomar caldo de cabeza, me obligan a reflexionar, a cuestionar la cuestión y a consolidar –o a modificar– opiniones que creía construidas en hormigón armado.

Por cierto, también hay citas de algunos enanos mentales, –al parecer la Naturaleza adora las simetrías–, que dan cuenta de la profundidad a la que se encuentra el ancla del fascismo. A título de vacuna indolora he aquí algunas que merecen el desvío:

A mí lo que no me gusta de la reforma educativa es la palabra ‘laica’ (Jorge Burgos)

La nueva constitución no tiene por qué ser de Golpe… (Jorge Pizarro)

Legalizar la eugenesia significa que se acabó la Teletón… (Gustavo Hasbún)

Solo una maquinación intelectual es capaz de decir que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo (José Antonio Kast)

Una mujer violada no está en condiciones de pensar (Iván Flores)

Antes de abortar hay que preguntarle al feto (Andrea Molina)

Por alguna razón, aparte Mein Kampf y alguna cosilla de Mussolini, estas ‘gracias’ no han sido publicadas sino por POLITIKA, en su afán de demostrar que lo que Natura non da… Salamanca non presta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s