Sánchez se reunirá con Mohamed VI para consumar alianza anexionista sobre el Sahara Occidental

El gobierno del Estado español, representado por el presidente y miembro del PSOE, Pedro Sánchez, concretará una cita con la monarquía marroquí, encabezada por Mohamed VI, en Rabat, capital del país africano, este jueves 7 de abril para confirmar el nuevo tipo de relaciones que sostendrán ambas administraciones políticas tras la voltereta y cambio de posición respecto de la independencia del Sahara Occidental y su eventual anexión por Marruecos.

La reunión ratificará el pacto de conveniencia para fortalecer la ocupación marroquí de los territorios pertenecientes al pueblo saharaui.

Vale recordar que el mandatario español, Pedro Sánchez, informó el viernes 18 de marzo al monarca marroquí, Mohamed VI, que estima la posibilidad de la autonomía de Marruecos en relación al Sahara Occidental como la manera “más realista” para terminar con el conflicto.

La opinión de Sánchez fue publicada por Mohamed VI, quien estima que la administración del Estado español accedió a la propuesta de autonomía de Marruecos que hizo esa monarquía en 2007.

La misiva de Sánchez habla de “transparencia y comunicación”, “respeto mutuo” y rechazo a cualquier “actuación unilateral” por alguna de las partes.

La declaración de la administración hispana va a contrapelo de las posiciones de gran parte del mundo intelectual y político español, malestar que se intensifica si se considera que Argelia, hermano de la causa saharaui, es la proveedora cardinal de gas para la península.

Sorpresa causó cuando, luego de que el ultraderechista presidente estadounidense Donald Trump aún en ejercicio, respaldó la posición colonialista de la soberanía marroquí sobre la República Saharaui, el gobierno español se opuso rápidamente al norteamericano, incluso realizando gestiones para que Europa rechazara el reconocimiento de Trump.

Pues bien, existen, al menos, tres posiciones que conviven entre las clases dominantes del Estado español respecto del porvenir del Sahara Occidental, para las que el territorio saharaui debe ser Ceuta y Melilla, así como hace centurias atrás fue todo el norte de Marruecos.

Una postura demanda que se aparte Marruecos del Sahara Occidental, Ceuta y Melilla. Otra sostiene que la monarquía marroquí es una aliada hispana que debe controlar el Sahara Occidental, en la idea de que este último se convierta en un Estado dentro de otro, y mirar hacia otro lado respecto de Ceuta y Melilla. Y finalmente, está la visión de que Marruecos se trague al Sahara Occidental, y se proclame esa medida internacionalmente, mientras que se posterga el problema con Ceuta y Melilla hasta que Inglaterra y el Estado español arriben a un pacto sobre Gilbraltar.

Lo cierto es que la carta del actual gobierno hispano de Pedro Sánchez plantea abiertamente la subordinación de la península ibérica a los afanes colonialistas de Marruecos sobre el territorio saharaui ocupado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s