Chile: «La Locolandia» del crimen organizado y su plan nacional de seguridad

El gobierno y su plan nacional de seguridad.

Chile con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en la «Locolandia» para organizaciones armadas del Narcotráfico, delincuencia doméstica y crimen organizado. Estos ven en este territorio una amplia gama de posibilidades y facilidades que les permiten accionar a su antojo.

Con unas policías y FFAA, más bien dedicadas a combatir lo que para ellos es el enemigo interno político y moral, pasando por la confrontación Estado versus pueblo mapuche hasta desembocar en absurdos como el hacer creer que organizaciones sociales con ideas anarquistas o Marxistas son las causantes del caos interno, omitiendo o más bien ignorando la realidad, que no es otra que la proliferación y la importación del crimen organizado como es el cartel de Sinaloa, tren de Aragua etc etc.

Si no se asume transversalmente el problema de la seguridad, seguiremos asistiendo al despojo de espacios públicos por parte de estos grupos de delincuentes armados, que nada tienen que ver con los sectores de pobladores humildes y trabajadores, que están viendo como sus poblaciones y territorios están siendo copados por estas bandas criminales de narcotraficantes, que ven en la vulnerabilidad económica de estos sectores su oportunidad para ir tejiendo sus redes de distribución, robo en distintas áreas y asesinatos por encargo, facilitándoles de este modo su existencia y permanencia en los distintos barrios del país.

El actual gobierno de Gabriel Boric espera combatir este flagelo de la delincuencia, a través de un plan nacional de seguridad, el que contaría con más de 30 medidas cuyo foco sería la prevención del delito. ¿Bastará con esto para combatir al crimen organizado, que cuenta con verdaderos ejércitos de soldados que por lo general son menores de edad y adolescentes?.

Como la idea del gobierno es prevenir el delito, no encontró mejor modo de hacerlo, que buscar apoyo en educación, cultura, desarrollo social y salud; pero para que esto se haga efectivo, se requiere de mucho dinero, voluntad, verdadera voluntad política del estado de llevar adelante las mejoras que estas áreas necesitan, pues como están hoy no se les ve mucha factibilidad de poder apoyar la prevención del delito. La precariedad económica en estos sectores es muy grande y sobre todo en educación y cultura.

Ahora bien, y como dijera Boric, «hay que golpearlos donde más les duela», que es la ruta del dinero. Esperemos que no se adelanten los «Padrinos» y negocien con empresarios o políticos corruptos, que ven en estos dólares mal habidos la posibilidad de grandes ganancias para así de estos acuerdos bajo la mesa, lograr que quede en nada dicho Plan nacional de seguridad.

Esperamos que este paquete de medidas contra la delincuencia, que intentará desarticular al crimen organizado y la confiscación de armas, sea dirigido hacia ese sector promotor de la «Locolandia delictual y Violenta» y no contra aquellos sectores sociales que solo buscan la justicia, la equidad y la libertad de aquellos que luchan por la solidaridad y que anhelan, además, extirpar a aquellos delincuentes que no escatiman en quitarle la vida a un humilde trabajador por un mísero celular o vehículo de trabajo.

Si el estado no defiende de verdad al pueblo de la lacra del crimen organizado, solo será otra falacia o eufemismo más de esos a los que nos tiene acostumbrado a escuchar últimamente el presidente Gabriel Boric y compañía.

Columna escrita por David Santiago Farías Delva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s