Chile. ¿Reforma o refundación de Carabineros?

Por Ricardo Candia Cares

La ministra del Interior Izquia Siches ha declarado su apoyo entusiasta e irrestricto a Carabineros de Chile.

Que lo haya hecho el mismo día en que se recuerda un año más del degollamiento de Nattino, Parada y Guerrero y del asesinato de los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo a manos de carabineros de Chile, quizás no sea sino otro descuido más de la joven ministra.

De tino, mejor ni hablar.

El mensaje no es el mejor para los familiares y compañeros de las víctimas. Sí para el cuestionado cuerpo de Carabineros para quienes esas declaraciones son un apoyo monumental.

Muchos habrán recordado que hace poco el actual presidente proponía la disolución de carabineros.

De esas altisonantes y no menos justicieras declamaciones no ha quedado sino un eco que aún no despliega toda su intensidad descorazonadora.

Una pésima señal la dio el mismo presidente Boric al confirmar en el cargo a un general de Carabineros responsable de gran parte de la represión ejercida a los manifestantes con una secuela trágica y cruel de muertos, heridos, torturados, cegados y presos injustamente.

Amnistía Internacional ha dicho que se debería investigar lo obrado por ese oficial por su papel en la brutal represión ejercida a personas desarmadas.

Mientras tanto, algunos se habrán enterado por la prensa de una noticia tímida y casi inadvertida: Carabineros de Chile está desarrollando una reforma de la que la ciudadanía no tiene idea.

Implementada por Piñera, se supone que es un proceso que verá la luz hacia el año 2027. Y de cuya composición, metodología, objetivos y funcionamiento es muy poco lo que se sabe.

¿Se podrá cambiar una cultura del abuso instalada desde siempre en una institución en que sus principales jefes han sido procesados por los más grandes robos de que se tenga memoria?

¿Peor aún, sin la participación de la sociedad civil?

Resulta del todo justificado pensar que una reforma institucional autoinferida no va a llegar a nada, por lo menos a nada bueno, si se considera que carabineros de Chile, y las demás instituciones armadas de la república jamás se sacudieron de la cultura abusadora, prepotente, criminal y corrupta de la dictadura.

¿Será necesario recordar el rol que ha jugado Carabineros y el Ejército en el conflicto del Estado de Chile con el pueblo mapuche?

En los tribunales aún está empantanado el juicio a la vergonzosa Operación Huracán y su secuela de víctimas inocentes que fueron encausadas por la cobarde vía de montajes policiales hechos por ineptos y torpes oficiales dizque de inteligencia.

Numerosos policías gozan de libertad aun cuando son culpables de dolorosos hechos de sangre en la que sus víctima han sido personas inocentes.

Vea la golpiza que recibiera Camilo Cornejo ante los ojos permisivos, cuando no cómplices de carabineros, a manos de delincuentes que se han tomado la Estación Central y que actúan en la más perfecta impunidad.

El cuerpo de carabineros es una institución que obedece a los poderosos de todos los tiempos. En su interior se reproducen las diferencias sociales que determinan los que mandan y los que obedecen.

Lo que corresponde en este momento político explicado por el estallido popular que cambió, o por lo menos desestabilizó, la agenda de los poderosos es que el gobierno temple su valor y actúe escuchando a la ciudadanía: Carabineros es la institución más rechazada por la gente y debe ser reemplazada por una policía de rango democrático.

No se trata de gobernar por la vía peligrosa de la consiga que diga mucho y poco a la vez, sino de asumir con consecuencia la necesidad vital de tomar medidas correctoras de verdad.

Dejar que sea el mismo cuerpo de carabineros el que adopte sus propias medidas correctoras en ese casi clandestino proceso de reforma del que poco se oye, es como dejar al gato cuidando la sardina.

El gobierno debe enfrentar el proceso de construcción democrática de una nueva policía en la que matar, torturar, humillar, mentir y robar, no sea posible. Y ese desafío es de toda la sociedad.

O estás del lado de la gente o de quienes la reprimen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s