Perú. El presidente Castillo se bate entre las movilizaciones del gremio transportista y las multisindicales

Para este jueves 7 de abril se llamó a movilizaciones de los trabajadores desde diversas multisindicales con el fin de reclamar la pronta ejecución de los compromisos del programa de campaña del presidente Pedro Castillo, así como por el alza vertiginosa del costo de la vida.

Quienes acaudillan la convocatoria son la Confederación General de Trabajadores de Perú, la Federación de Trabajadores de la Construcción y el Sindicato Unitario de Maestros. Las organizaciones laborales se manifiestan por sus derechos sociales y en contra de las conspiraciones golpistas que se urden por la mayoría opositora que controla el Congreso Nacional.

Paralelamente, y con otras connotaciones políticas, persisten las protestas del gremio de los transportistas debido al aumento del precio de los combustibles, fenómeno externo a la economía del país y aun mas grave en un territorio carente de producción propia de petróleo y sus derivados, y que está obligado a importar los hidrocarburantes, como ocurre en muchas partes del mundo en la actualidad. Al respecto, el equipo ministerial del gobierno de Castillo negoció largamente con los transportistas, los eximió de tributar por los combustibles, pero, sin embargo, el gremio continúa paralizando las rutas de las principales ciudades del Perú. Tanto en este país, como en otros de América Latina, el gremio de los grandes propietarios del transporte privado de carga y movilización colectiva, históricamente, ha servido de instrumento para los sectores oligárquicos, conservadores y golpistas.

Por su parte, si bien los trabajadores se manifiestan en defensa de la democracia y contra la eventualidad de un golpe de Estado, también reivindican el cumplimiento de las promesas electorales de la administración de Castillo, entre las que se cuentan el incremento real del sueldo mínimo y el mejoramiento de las condiciones de trabajo.

Al respecto, y explicada mayoritariamente por causas exógenas, la inflación del país llegó a un 14 %, en tanto el gobierno sólo pudo elevar la remuneración básica en un 10% real, quedando por debajo del alza del costo de la vida.

Según las agrupaciones sindicales convocantes, el presidente Castillo se ha contenido de adoptar políticas más agresivas cotra el liberalismo ortodoxo con el supuesto objetivo político de una reconciliación con la derecha dura atrincherada en el poder legislativo, y evitar una nueva intentona golpista en su contra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s