EEUU y la militarización del espacio

Al-infinito-y-mas-alla-militarizacion-y-armamentizacion-del-espacio-ultraterrestre

Derecho a la Paz

El Gobierno de Estados Unidos anunció  que no realizará más pruebas destructivas con misiles antisatélites y apeló a que otras naciones hagan lo mismo. La vicepresidenta de EE. UU., Kamala Harris, hizo el anuncio, este 18 de abril, en la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California, diciendo que la administración Biden quiere establecer un buen precedente para el comportamiento responsable en el espacio.

Hasta el momento, China, Rusia, India y Estados Unidos han utilizado misiles para destruir satélites propios en órbita, vale decir que tienen la capacidad de destruir objetivos en el espacio con armas antisatélite (ASAT, por si siglas en inglés) disparadas desde la tierra. «Según un informe de inteligencia de Estados Unidos, esta capacidad podría ser utilizada en un escenario de guerra para «cegar al enemigo» al destruir sus satélites espías», señala un artículo de Xataka.com. Es clara la preocupación ya que es EEUU es quien mas satélites tiene en órbita y muchos de esos satélites son militares.

Sin embargo, el problema es más complejo  para un «comportamiento responsable en el espacio» ya que bajo el gobierno de Trump se anunció que se crearía la “sexta rama” de las fuerzas armadas de su país, la que denominó “Space Force” y con esto lograría asegurar el dominio de los Estados Unidos en el espacio. Sin embargo, este plan va en contra de los tratados internacionales de la ONU para la “utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos”.

Recordemos que existe el “Tratado sobre los Principios que Deben Regir las Actividades de los Estados en la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre, incluso la Luna y otros Cuerpos Celestes (“Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre”)”, y que entró en vigor en 1967, “prohíbe el emplazamiento de armas nucleares o de cualquier tipo de armas de destrucción en masa en el espacio ultraterrestre y el estacionamiento de dichas armas en cuerpos celestes”. Estados Unidos ratificó este tratado el 10 de octubre de 1967.

Como informamos anteriormente, se supo el 2018 que la Fuerza Aérea de EEUU contrató formalmente a Lockheed Martin, por 2.9 billones de dólares, para construir satélites militares de advertencia de misiles como parte del programa del Sistema Infrarrojo Basado en el Espacio (SBIRS) que desarrolla EEUU. El 2020,  ActualidadEspacial.Com informó que Lockheed Martin completó con éxito las pruebas de vacío térmico del satélite de defensa antimisiles más avanzado del mundo. El 2021, Lockheed Martin obtiene un contrato de 4.900 millones para construir tres satélites de advertencia de misiles para la Fuerza Espacial de EE. UU. y que  «Un nuevo satélite fue enviado al espacio y su misión es muy simple: advertir sobre el uso de misiles en la Tierra. United Launch Alliance (ULA) lanzó su cohete Atlas V  con la carga satelital de la Fuerza Espacial de Estados Unidos».

Por su parte, el sitio Israel Noticias, comentó que «El fabricante de armamento estadounidense Lockheed Martin Corp. está abordando la acelerada demanda de capacidades bélicas basadas en el espacio con una nueva línea de satélites tácticos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) rápidos, integrados y asequibles».

EEUU militariza el espacio

De acuerdo a un Informe de CNN en Español, la Fuerza Espacial es «una rama independiente del ejército de Estados Unidos» y «se considera ahora un frente potencial en cualquier guerra moderna».

«Estados Unidos tiene muchos más satélites que cualquier otra nación: unos 2.500, frente a los 431 de China y los 168 de Rusia, según la Union of Concerned Scientists», informó CNN.

Sin dudas que los satélites pueden dar ventajas militares y ser un instrumento para el espionaje donde EEUU tiene la vanguardia por las denuncias conocidas.

EEUU ha construido el ejército secreto más grande con 60.000 efectivos que actúan en todo el mundo

Este programa militar tiene el nombre de “Signature Reduction” (reducción de la firma) y se ha ido desarrollando sin control público ni bajo conocimiento del Congreso de EEUU. “El ejército que desarrolla esta gigantesca fuerza clandestina supone un desafío a las leyes estadounidenses, las Convenciones de Ginebra, el código de conducta militar y la responsabilidad básica”, asegura la citada publicación.

El grupo más nuevo y de mayor crecimiento, dice Newsweek, es el de los analistas con capacidad para acceder a información de acceso público y de participar en campañas para influir en las redes sociales y manipularlas. Esta figura recuerda a la de Edward Snowden, el analista a sueldo de la agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) que huyó de su EEUU después de revelar al mundo la gigantesca red de espionaje desde las agencias de inteligencia estadounidenses.

Fuente: https://www.derechoalapaz.com/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s