Bolivia. Agosto y sus contradicciones

Por Camilo Katari

Los festejos de agosto dedicados a la formación del Estado Republicano, nos han dejado varios puntos para el análisis. El primero es la dificultad de construir una sociedad intercultural por el que seguramente fue la base para que las oligarquías coloniales encumbraran como “presidenta” a Jeanine Áñez, que dijo: “La wiphala no me representa”. Esta frase se repite constantemente en actos públicos en el oriente y agravia un símbolo patrio definido por la Constitución Política del Estado.

El otro punto tiene que ver con los diputados y su presidente, que demostraron que hasta ahora no han entendido qué es y cómo funciona el colonialismo. Asombra que, teniendo asesores, el presidente de la Cámara de Diputados no se haya enterado que la colonialidad tiene como principal característica la jerarquía social basada en símbolos, como la polémica medalla, que sería el “distintivo” de los antiguamente denominados “padres de la patria” y no se trata solamente del costo, que también es cuestionable sin importar la cantidad, sino por el hecho simbólico que conlleva.

La reproducción de un pensamiento y sociedad colonial ocurre justamente cuando se reproducen “usos y costumbres” de raíz colonial, como los “distintivos” que clasifican a los ciudadanos y delimitan las jerarquías. No basta con cumplir con lo que señala la norma, sino que en un proceso descolonizador se debe hacer el balance del efecto de la aplicación de la norma.

Estamos lejos de caminar por un sendero descolonizador cuando las propias autoridades se convierten en reproductores de una sociedad simbólicamente jerarquizada. Tenemos el deber de llamar la atención a estas autoridades que dan señales ideológicas que nos llevan a pensar que no tienen ninguna convicción respecto de la necesaria descolonización de nuestra sociedad y Estado.

La estructura colonial y patriarcal que se mantiene en Bolivia ha definido la forma de funcionamiento de las instituciones del Estado, entre ellas el diseño de los poderes del Estado y sus características de funcionamiento, que como todos sabemos se encontraba al servicio de los poderes fácticos económicos.

Todas las liturgias estatales están ligadas a esta herencia, por ejemplo, el juramento frente a la Biblia y no sobre la CPE. Esta actitud se ha superado, aunque se mantiene en varias instituciones estatales.

La “revolución democrática y cultural” tiene que ver con la descolonización, y si acaso las autoridades se olvidan de este principio fundacional del Instrumento Político, tendremos coincidencia con Evo Morales que ha señalado que existen infiltrados en el seno del instrumento político o por lo menos representantes que no tienen como ideología la descolonización.

Agosto es el mejor tiempo para pensar la descolonización porque es el mes de la Pachamama.

*Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s