Campaña de solidaridad con el revolucionario chileno Raúl Escobar Poblete, preso político en México

Resumen Latinoamericano, 15 de febrero de 2021.

Raúl Escobar Poblete, Comandante Emilio, es un preso político chileno encarcelado en México a consecuencia, según se informa desde la Campaña de solidaridad, de un gran montaje judicial y mediático. Raúl es recordado también por su militancia en el Frente Patriótico Manuel Rodríguez cuando con otros compañeros ayudaron a la espectacular fuga de varios militantes de su organización en un helicóptero.

Damos a conocer una introducción a la vida de lucha del Comandante Emilio que luego podrán profundizar abriendo el pdf que adjuntamos.

Raúl es uno de los luchadores sociales más importantes en la historia latinoamericana y actualmente se encuentra injustamente recluido en una cárcel de alta seguridad en el estado de Guanajuato, México. Condenado a 60 años por un delito que no cometió, está siendo víctima de un montaje por parte de las poderosas derechas ultraconservadoras y empresariales de nuestro continente, llámese Partido de Acción Nacional (PAN) en México y
Unión Demócrata Independiente (UDI) en Chile.

Estas mismas derechas en distintos momentos históricos se han valido de la corrupción, de la impunidad y de la violencia militar para imponer un régimen neoliberal que somete a nuestros pueblos a condiciones de vida miserables, definidas por la falta de acceso a derechos sociales básicos y donde los bienes comunes son puestos a disposición de los grandes capitales. En México esta derecha comandada por Felipe Calderón (PAN) inició una falsa “guerra contra el narco” donde supuestos enfrentamientos entre militares y el crimen organizado ocasionó la muerte de miles de personas inocentes y dejó miles de personas desaparecidas.

Décadas antes en Chile, la dictadura de Pinochet (cuyo principal aliado
político fue la UDI) dejó un país sumergido en el miedo, teñido de sangre y encauzado en la construcción del primer experimento neoliberal del mundo, el cual llega a sus límites y se cae a pedazos (como da cuenta el gran alzamiento social que inició en Octubre de 2019, el cual si bien ahora tratan de invisibilizar por la situación del COVID-19, sigue tejiéndose
organizadamente).

Y decimos que Raúl es uno de los luchadores sociales más importantes de nuestra historia porque es una persona quién desde su temprana juventud, desde su niñez robada decidió hacerle frente a este horror y trabajar para que otros mundos fueran posibles

Y la juventud que estaba a las puertas de mi vida, nunca llegó, y mis sueños de leñador los guardé en mi alma de niño, muy secretamente para que nadie me lo arrebatara con violencia. Y comencé a vivir mi niñez con las atrocidades de una dictadura, de las más sanguinarios del cono sur de nuestra América Latina, y ya no pude ser niño, ni joven, sino que andar como un fantasma entre la vida y el horror.
Mis sueños y este primer destello en mi niñez fueron truncados. 
(1)

Raúl creció viendo cómo acribillaban a su pueblo, a sus seres queridos y ante esta realidad se hizo parte de una organización con quienes decidieron hacer frente al horror que por aquellos años gobernaba todo el sur del continente. Las derechas lo persiguen porque Raúl en aquel contexto supuestamente “asesinó” a secuestradores y torturadores quiénes actuaban
amparados en la impunidad militar, porque habría asesinado a quién fue el gran ideólogo de la dictadura y de la constitución de Pinochet (Jaime Guzmán) y porque dejó en ridículo el trabajo de las organizaciones de inteligencia y seguridad nacional de aquellos años (como se podrá dar
cuenta en el presente documento).

Desde su capacidad organizativa y estratégica Raúl se convirtió en “una roca en el zapato” para los planes de la dictadura militar, desde la convicción revolucionaria que le exigía aquél momento histórico se hizo parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), organización
que reivindica acciones de “ajusticiamiento” que deben entenderse en su contexto y justa medida.

No somos terroristas. Somos luchadores revolucionarios, reformadores sociales. Lo digo con todo orgullo {…}. Somos personas de sensibilidad social muy grande, dispuestos a toda clase de sacrificios. Luchamos por la vida y no por la muerte. {…}.
Nos cuidamos de que la gente ajena al proceso político, a la acción política, no sea víctima. El terrorista no mira esas consecuencias. Es imposible comparar nuestra acción con el terror sistemático de los militares. Estamos luchando contra un ordensocial al que no le reconocemos su legitimidad . 
(2)

Porque para quienes no eran parte de estas derechas militarizadas, estos no eran asesinatos, eran una mínima posibilidad de buscar justicia ante los múltiples “vuelos de la muerte”, ante las descargas eléctricas en cuerpos indefensos, ante violaciones inimaginables a los derechos humanos, ante los largos días y noches de dolor y tristeza que generaban las torturas y
desapariciones masivas.

…siempre me movió en toda esta cosmovisión, la justicia, la igualdad, el compañerismo, la fraternidad, la humanidad, la dignidad, la hermandad, la vida, la simpleza para entender lo complejo. Cuando asumí la lucha, me movía y me mueve, que nunca más hubiera una mujer bailando sola porque a su esposo lo desaparecieron, que el último minuto de un detenido desaparecido lo reivindicara con mi vida, que nunca más un represor caminara tranquilo por las calles de nuestro país, que nunca más los hijos no pudieran volver con sus padres y abuelos, que los presos políticos salieran de las cárceles como topos, por la puerta como una hermosa
fantasma engañando a sus celadores o volando, tocando las nubes, dibujando en ellas la libertad.
 (3)

Por esto es que las derechas tienen a Raúl hace 3 años en una celda de segregación, viviendo constantes hostigamientos. El primer año estuvo incomunicado, aislado, sometido a tortura física y psicológica, amenazándolo con que si no se declara culpable del delito que se le imputa
estaría en esas condiciones por 90 años, amenazándolo con dañar a su familia, tirándole la comida sin cubiertos, violando todos los tratados internacionales que definen las condiciones mínimas de dignidad para un ser humano en situación carcelaria.

Raúl debió enfrentar un tránsito histórico difícil, es un perseguido político por haber enfrentado al poder militar, empresarial encarnado en una clase política nefasta, la cual en nuestra historia latinoamericana ha protagonizado sus pasajes más tormentosos y oscuros. Te invitamos a conocer este devenir histórico, a conocer la historia de Raúl, a levantar la voz y trabajar organizadamente con nosotra/os para hacer justicia y lograr su libertad.

(1) Carta enviada desde la cárcel de Guanajuato por Raúl durante el año 2019
(2) Testimonio de un integrante del FPMR extraído del libro “FPMR. El tabú del conflicto armado en Chile” Hernán Vidal.
(3) Carta desde la cárcel enviada por Raúl el año 2019

documento-informativo-Raúl-Escobar-Descarga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s