Así vencimos a Amazon

por Eric Blanc, revista Jacobin

Tomado de https://jacobinmag.com/2022/04/amazon-labor-union-alu-staten-island-organizing/ traducción automática editada por @lusr20

Entrevista imperdible a Angelika Maldonado, 27 años, madre soltera, de ascendencia hispana, que logró formar el primer sindicato de la historia de la gigantesca empresa Amazon en su central de Nueva York, distrito Staten Island, Estados Unidos. Angelika era la presidenta del comité de trabajadores de la empresa. Derrotó con su trabajo y el de activistas internos y externos toda la maquinaria antisindical de Amazon. Ella tomó como bandera la seguridad laboral, por el alto nivel de rotación existente y logró que votaran por la sindicalización, invirtiendo su tiempo en el contacto directo, persona a persona, con las y los trabajadores que así la identificaron como un par.

Angelika Maldonado junto a otro activista sindical

Eric Blanc

En primer lugar, ¿cómo te sientes?

Angelika

Cuando me enteré de que habíamos ganado, me quedé sin palabras, literalmente siento que todavía estoy soñando. Incluso ahora mismo, hablando de ello, me estoy emocionando pensando en lo que hemos logrado.

¿Puede hablar un poco sobre cómo se involucró en el esfuerzo por sindicalizarse?

Empecé a trabajar en la central JFK8 en 2018, pero no fue hasta octubre pasado que me involucré en la organización. Un día, saliendo del trabajo, después de mi turno de doce horas y treinta minutos, se me acercó un organizador y me contó lo que estaba pasando. Para ser honesta, me involucré de inmediato. Nunca antes había sido parte de un sindicato, pero mi madre ha sido miembro de 1199SEIU, el Sindicato de trabajadores de Salud Pública de Nueva York desde que tengo memoria. Entonces, cuando escuché que Amazon podría tener un sindicato, supe por experiencia cuánto beneficiaría a todas las familias y a todas las personas que trabajaban allí. A partir de ese momento, básicamente, me he metido de lleno.

Cualquiera puede beneficiarse de un aumento, pero ¿de qué sirve si no puede mantener el trabajo?

EB

¿Hubo alguna queja específica en el trabajo que la motivó a involucrarse?

En la parte superior de mi lista está la seguridad laboral. La tasa de rotación aquí es muy alta: puede ser despedido por múltiples razones. Cualquiera puede beneficiarse de un aumento, pero ¿de qué sirve si no puede mantener el trabajo?

Para una meta futura, necesitamos atención médica. Personalmente, pago $54 a la semana de mi sueldo para atención médica para mí y mi hijo. Solo puedo imaginar lo que pagan otros padres solteros cuando tienen más hijos que yo, porque tienes que pagar por cada carga familiar. Hasta que tuve veintiséis años, no tuve que pagar por la atención médica porque mi mamá está sindicalizada. En el futuro, me encantaría ver que todos en el edificio tengan atención médica gratuita.

EB

¿Cuáles fueron las principales divisiones dentro de la fuerza laboral que tuvo que enfrentar?

Hay muchos tipos diferentes de personas que trabajan en JFK8; es muy diverso en cuanto a edad, raza y lugar de residencia de la gente; la gente llega aquí de todas partes. Pero una de las objeciones principales era la edad. Tenga en cuenta que la edad promedio de un organizador de ALU es de aproximadamente veintiséis años: muchos trabajadores mayores tienden a ser más escépticos con respecto al sindicato.

La cultura en Amazon es muy intensa e intimidante, por lo que cuando muchos trabajadores mayores vieron por primera vez a un grupo de jóvenes tratando de organizar algo tan grande, fue difícil para algunos de ellos comprender que en realidad sabíamos lo que queríamos y que sabía cómo llegar. Es por eso que tuvimos que educarnos a nosotros mismos, y luego educar a nuestros compañeros de trabajo, sobre cómo se puede hacer exactamente esto. Explicamos lo que podemos hacer como unidad, todos juntos.

Y superamos la brecha de edad principalmente por ser identificables y personalizados; honestamente, así es como ganamos esta elección. Les preguntaba a mis compañeros de trabajo: “¿Qué pasa si tus nietos tienen que trabajar aquí? ¿Qué pasa si tus hijos tienen que hacerlo? Sí, puede que seas mayor que yo, pero yo también soy mamá y queremos las mismas cosas, ¿no? Cuando se enteraron de que también era madre y que estaba sacrificando todo mi tiempo libre para ayudar a construir un sindicato, muchos de ellos realmente vieron lo serio que era esto.

¿Fueron también un factor las diferencias de raza y nacionalidad?

Sí, eso fue otra cosa: llegar a la diversidad culturaly de orígenes en JFK8. Por ejemplo, muchos de nuestros compañeros de trabajo son afroamericanos. Durante la campaña tuve una idea, que terminó siendo genial: mi vecina también es afroamericana y vende comida, así que dije: “Hemos repartido tanta comida, ¿por qué no repartimos comida que tenga en cuenta los orígenes y cultura de los trabajadores de Amazon? Así que un día le pedí a mi vecina que nos preparara un poco de arroz frito africano, y eso realmente atrajo a un montón de trabajadores afroamericanos hacia nosotros y ganamos un par de nuevos organizadores gracias a eso.

Cuando mis compañeros de trabajo se enteraron de que yo también era madre y que estaba sacrificando todo mi tiempo libre para ayudar a construir un sindicato, muchos de ellos realmente vieron lo serio que era esto.

Diría que tener organizadores de la misma ascendencia también fue crucial. Soy hispana de origen, mitad hispana, pero no hablo español, por lo que fue más fácil para uno de nuestros organizadores que habla español, conversar con los trabajadores hispanos que tenían preguntas.

Lo que hicimos fue permitir que cualquiera en el edificio que quisiera organizarse, se organizara. Y eso realmente funcionó para nuestro beneficio, porque los miembros del comité ALU que tenemos ahora, son un grupo muy diverso. Somos un grupo pequeño en comparación con la cantidad de personas que tenemos en las instalaciones en que trabajamos, pero somos diversos.

¿Cómo superó la intimidación de la gerencia?

Amazon realmente infunde miedo en los trabajadores. No era sólo que había carteles antisindicales por todas partes; Amazon contrató a un montón de antisindicales que caminaban constantemente por el edificio hablando con los trabajadores. Fue intimidante. Los antisindicales básicamente mintieron y les dijeron a nuestros compañeros de trabajo que éramos externos. Pero en realidad, éramos trabajadores como ellos. No vinimos de otro lugar para organizar JFK8; literalmente trabajamos allí, somos un sindicato dirigido por trabajadores.

Mucho de lo que hicimos fue un riesgo, pero sabíamos que eventualmente habría un retorno. Hicimos cosas como ir a reuniones de audiencia cautiva (obligatorios) que son para hablarles contra sindicatos incluso cuando no estábamos invitados. Hablamos por todos y contamos los hechos. Combatimos lo que decían los antisindicales, dejando que todos supieran que estaban diciendo mentiras. Por supuesto, nos dijeron que nos fuéramos porque no estábamos invitados; lo que hacen los antisindicales es sacar a los empleados de sus estaciones al azar para asistir a estas reuniones. Pero esa vez todos entramos en grupo y exigimos contar nuestra versión.

El gerente general nos dijo que si no nos íbamos, nos regañarían, que seríamos “insubordinados”. Pero nos mantuvimos firmes: nos quedamos y dijimos la verdad a nuestros compañeros de trabajo. Eso era algo que teníamos que arriesgar. En ese momento, todos teníamos un poco de miedo, pero necesitábamos correr ese riesgo, porque nuestros compañeros de trabajo tenían que ver que pudiéramos estar de pie. Aunque finalmente nos expulsaron, acciones como esa les mostraron que existen ciertos derechos y ciertas leyes que nos protegen, y que no debemos tenerle miedo a Amazon.

¿Puede hablar más sobre los pasos específicos que dieron para  motivar a sus compañeros de trabajo?

Éramos tantos en el equipo organizador, por lo que todo lo que todos trajeron a la mesa fue importante. Por mi parte, traté de estar en el edificio todo el tiempo que pude, durante tantos días como pude. Llegar en mis días libres, pasar menos tiempo con mi hijo, requirió mucha dedicación, mucho sacrificio, mucho riesgo.

Amazon contrató a un montón de antisindicales que caminaban constantemente por el edificio hablando con los trabajadores. Fue intimidante.

No podía hablar sobre el sindicato en el tiempo de la empresa, pero podía hacerlo en mis pausas para el almuerzo y mis descansos de quince minutos. E incluso si no tenía tiempo para hablar con mis compañeros de trabajo en mi turno, siempre me aseguraba de obtener sus números y hablar con ellos en mis días libres. También les sugería que les contaran a sus familiares que trabajan allí sobre el sindicato, y que les dijeran a sus amigos también. Les decía a todos: «Si tiene alguna pregunta, puede llamarme cuando quiera, y si alguien más tiene alguna pregunta, pásale mi número». Y si no sabía la respuesta a una pregunta específica, simplemente les daba el número del presidente de ALU [Chris Smalls] para que pudieran preguntarle directamente.

¿Cómo se aseguró de estar hablando con la mayor cantidad posible de trabajadores y cómo midió el apoyo para ver si ya eran mayoría?

Personalmente, tengo muy buena memoria, así que mi objetivo era que si nunca antes había visto una cara, siempre me acercaría a esa persona y tendríamos una conversación. Era importante tener un grupo compacto de organizadores y mantenerse conectado con todos los trabajadores que estaban a favor del sindicato. Pero otro objetivo clave nuestro siempre fue hablar con gente nueva todos los días.

Y después de hablar con ellos, les pedíamos que hicieran cosas como unirse al chat de Telegram, darnos su número, asistir a una reunión o completar una encuesta. Ese era el objetivo: hablar con gente nueva todos los días, conectarlos.

¿Cómo fueron esas conversaciones?

Preguntaba cosas como: «¿Alguna vez has oído hablar de la ALU?» Y luego, si necesitaban respuestas o información, hacía todo lo posible por responder y les explicaba: “Somos un sindicato dirigido por trabajadores. Si en algún momento quieres convertirte en organizador, puedes hacerlo”. Algunos de ellos querrían hacerlo, otros no. Pero al final, el objetivo inmediato era algo más simple, como hacerlos participar en el gran chat de Telegram con todos los simpatizantes del sindicato o usar un polerón de ALU. Cosas como esa mostraban que había muchas otras personas en el edificio que querían tener un sindicato, no solo los mismos cinco trabajadores que ven en la mesa de la sala de descanso.

Usábamos el gran chat de Telegram para dar actualizaciones o para que la gente supiera si algo sucedía en el edificio en otro turno. El turno de día y el turno de noche a veces son como dos mundos diferentes, por lo que fue útil tener una forma de comunicarse con todos. Pero para ser honesto, el chat no fue una gran preocupación para nosotros; lo principal eran las interacciones cara a cara. Creo que eso es realmente lo que puso en marcha el sindicato.

Esas conversaciones uno a uno fueron muy importantes porque Amazon le dijo a mucha gente que éramos un tercero. Y al final, eso les mordió. Al principio, los trabajadores se nos acercaban y decían: “¿Cómo pueden estar en el edificio? Ustedes ni siquiera trabajan aquí. Luego, literalmente, les mostrábamos nuestra credencial de trabajo y decíamos: «Trabajamos aquí, todos los que están en el sindicato aquí ahora trabajan aquí». Así que tendrían curiosidad en ese punto. Y al final de nuestras conversaciones, a menudo se sentían engañados por Amazon porque se daban cuenta de que les habían mentido.

Lo principal eran las interacciones cara a cara. Creo que eso es realmente lo que puso en marcha el sindicato.

Las conversaciones cara a cara fueron la forma en que nos conectamos. Le contaba a la gente que soy madre soltera, que trabajo en turnos de doce horas y treinta minutos y que estaba aquí en mi día libre, ¿sabes? Ser vulnerable también: explicaba lo que estaba sacrificando, lo que todos estábamos sacrificando, estar allí para asegurarme de que todos en el edificio puedan tener mejores condiciones de trabajo.

Para cuando faltaban unas dos semanas para las elecciones, fue gracias a esas conversaciones que estaba realmente seguro de que ganaríamos. Lo basé en las personas con las que estaba hablando, el creciente apoyo que estaba viendo, y que los otros organizadores estaban hablando con su gente y su gente estaba hablando con la gente y mi gente estaba hablando con la gente. Todo el mundo hablaba con todo el mundo.

Más allá de las conversaciones, ¿hizo otras cosas para ayudar a sus compañeros de trabajo a sentir que no estaban solos? ¿Cómo hizo un seguimiento de su nivel de apoyo?

Aproximadamente a fines del año pasado, ALU comenzó a repartir poleras del sindicato.  Entonces, cuando algunas personas comenzaron a usarlos en el edificio, fue realmente ahí que  muchas otras personas comenzaron a ver cuánto apoyo había. Después de eso, tuvimos que conseguir más y más poleras para todos. Y a medida que se acercaba la elección, realmente ampliamos nuestro juego: lo último que hicimos en la campaña fue obtener cordones impresos con el nombre del sindicato, alrededor de tres o cuatro mil de ellos. Distribuimos muchos cordones durante los cambios de turno, para que la gente pudiera ver cuánto apoyo había.

Durante todo ese tiempo, obtuvimos los números de teléfono de nuestros compañeros de trabajo, y los compilamos en una gran lista para que pudiéramos tener una idea de cómo nos estaba yendo en cuanto a soporte y para poder hacer un seguimiento con ellos, lo que mantuvimos fuera de la oficina del sindicato [UNITE HERE Local 100] en Manhattan. Y como organizadores, nos mantenemos coordinados; por ejemplo, mantuvimos horarios para quién de nosotros estaría en el edificio o revisando el chat en diferentes momentos.

Y cuando digo dedicación, me refiero a dedicación: los que estábamos en el comité, estábamos en el edificio los siete días de la semana, las veinticuatro horas del día. Incluso en nuestros días libres estábamos en el edificio; después de que recogí a mi hijo de la escuela y era mi día libre, siempre me dirigía directamente al edificio.

Debido a que no podíamos conversar sobre el sindicato en horario de trabajo, la mesa en la sala de descanso era especialmente importante. Construí relaciones con compañeros de trabajo que nunca hubiera conocido si no hubiera estado allí. Cuando estaban en su hora de almuerzo, o en un refrigerio rápido, les hablaba todo el tiempo que tenían. Y una vez que conocieron a uno de nosotros, nos conocían a todos porque, como organizadores, siempre tratábamos de construir relaciones con todos. Eso es lo que queremos decir con “ser personas de verdad”.

¿Y la gerencia no trató de echarla?

No, porque estábamos protegidos por la ley. Conocíamos nuestros derechos y estábamos en contacto con un buen abogado laboralista. Los que éramos trabajadores podíamos estar en el edificio organizándonos. Estábamos legalmente protegidos mientras no nos organizáramos en horario de trabajo.

A veces intentaron retroceder un poco; por ejemplo, una vez intentaron que quitáramos nuestra mesa en la sala de descanso, diciendo que rompía las reglas de COVID. Pero justo el día anterior, habían instalado su propia mesa en la sala de descanso, así que no retrocedimos. Sin embargo, sinceramente, no intentaron nada demasiado loco porque en ese momento se habían dado cuenta de que sabíamos mucho sobre las leyes que nos protegen.

Todo el mundo hablaba con todo el mundo.

Antes de convertirme en organizadora de ALU, no tenía ninguna experiencia sindical ni organizativa, así que cuando me involucré simplemente me senté y escuché mucho a los organizadores que habían estado haciendo esto por más tiempo que yo. Y retuve esa información porque sabía que sería vital para los trabajadores que tenían preguntas que hacerme.

Entonces con esa reunión de audiencia cautiva en la que intervinimos, pedí un consejo porque no sabía qué hacer, no sabía mis derechos. Fue entonces cuando llamé al presidente de nuestro sindicato, quien me dijo que, bajo cierta sección de la ley, estamos protegidos. Y luego, cuando uno de mis compañeros de trabajo dijo: “Escuché que los echaron a todos de una reunión de audiencia cautiva. ¿Te van a despedir?” Les expliqué que no, que no nos despedirían, porque estábamos protegidos.

Felicidades de nuevo por la increíble victoria. ¿Podría cerrar con algún pensamiento final sobre lo que ha logrado?

Aunque soy nueva en la organización, mi objetivo se convirtió en organizar JFK8 y la central  de pedidos de Staten Island. Cada  días soy testigo de lo que todos pasamos trabajando en Amazon. Es agotador y nos tratan como robots. Tengo amigos con los que fui a la escuela que también trabajan aquí, y muchas de sus familias, que son básicamente como mi familia, también lo hacen. Solo si trabajas dentro del edificio puedes saber cómo es trabajar en Amazon.

Y ahora también he visto por lo que han pasado todos los organizadores con los que he estado trabajando. Hemos lidiado con muchas cosas para ayudar a lograr un cambio. Para nosotros, los organizadores, significa falta de sueño, significa falta de tiempo en casa. Y lo hicimos además de trabajar todo el tiempo en Amazon.

Así que el hecho de que hayamos ganado hoy es irreal, siento que estoy en la dimensión desconocida. Estoy muy orgullosa y agradecida por cada trabajador que votó a favor y por cada organizador que hizo el trabajo. Poder celebrar nuestra victoria hoy, es básicamente lo mejor que hemos hecho. Hicimos historia, ¿verdad?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s